La mayor parte del capital español tiene exceso de peso

La Organización Mundial de la Salud (OMS) tendrá años de protección contra las consecuencias que el exceso de peso tiene en la salud de las personas. La organización considera la obesidad una gran pandemia. Y esta realidad se observa en nuestro país: el exceso de peso afecta a España en el punto más alto de la población adulta. En concreto, el 55,8% de los alcaldes de 18 años que vivían en nuestro país en 2020 pesaban más kilos -el 37,1% tenía sobrepeso y el 18,7%, caso 1 de cada 5, obesidad-, tal es una encuesta realizada del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), que apoya la radiografía del exceso de peso en España. La prevalencia de la obesidad alcanza el 4,9 por ciento de la población.

Pero también le preocupan los datos ajenos del superávit de pesos en la población infantil y adolescente. En 2020, 1 mes de cada 3 meses entre 2 y 17 años pesaban más de lo recomendado y 1 día de cada 10 presentaban obesidad. El 2,1% de los niños españoles padece obesidad severa.

La encuesta evidencia que, tanto en la población adulta como en la infantil, el exceso de peso -y también la obesidad- afecta más a los hombres que a las mujeres. Entre los 18 alcaldes, la prevalencia del consumo de alcohol fue del 13,9% entre los hombres, la obesidad del 1,3% y el exceso de peso del 15,3%. En la población infantil, la prevalencia del consumo de alcohol fue 2,2% mayor entre los niños que entre los niños, la obesidad fue del 5,5% y el sobrepeso fue del 7,7%.

Además, la prevalencia de la obesidad fue un 1,7% mayor entre los niños, mientras que entre los adultos podría en 2020 alcanzar un 0,8% más entre mujeres y hombres.

Pero hay más variables que influyen en el peso de las personas, como el lugar de residencia en el país. La prevalencia es mayor entre los adultos con los niveles más bajos de educación y los residentes en áreas con niveles de alquiler más bajos y municipios más pequeños. También en las comunidades autónomas del sur de España, así como del noreste, la población es mayor que pesa kilos más.

Alquileres en Menós

Algo similar ocurre entre los niños que pagan exceso de peso, quizás las mayores prevalencias se encuentran en personas pequeñas que residen en casas con adultos con bajos niveles de educación y con rentas vitalicias menores. En esto también influye el peso de tus padres, quienes pueden tener los bolsillos superiores de los niños que conviven con un adulto con obesidad o sobrepeso.

El mayor porcentaje de niños obesos se encuentra en Melilla con un 15,9%, por detrás de Zamora (15,1%), Ceuta (15%), Huelva (14,3%) y Gipuzkoa (12,9%). Por otro lado, las provincias que mejores datos tienen son Vizcaya, con sólo un 1,4% de menores con problemas de obesidad, Álava (1,8%), Tarragona (2%), Granada (2,1%) y Teruel (2,6%).

En cuanto al sexo, Zamora se encuentra con los peores datos con una alarmante tasa del 21,5% de sus niños con obesidad, por detrás de Huelva y Castellón, con índices superiores al 18% y Valencia y Ceuta por encima del 17%. Los mejores datos del género masculino apuntan a Tarragona con un 0,4%, Vizcaya y Teruel, Ambas con un 1,1%, Palencia (1,7%) y Salamanca (1,8%).

Melilla, la pobre

En el caso de los niños, Melilla es quien anota una tasa del 15,7%. En Huesca (13,4%), Córdoba (13,2%), Ceuta (12,(%) y Gipuzkoa (12,5%). Por el contrario, el mejor dato lo obtiene el puerto de Granada con un 1,4% de niños con problemas de obesidad. , también Vizcaya, Segovia y Álava, su ratio se sitúa por debajo del 2%.

En los niños, la educación es especialmente perjudicial para la mayoría de los niños, ya que pueden tener mayores prevalencias de obesidad, la obesidad severa y el exceso de peso se concentran en el grupo de entre 6 y 9 años, por lo que los niños están especialmente obsesionados con la obesidad. 10 y 13 años, un joven clave para el desarrollo de los más pequeños. En los adultos, por su parte, la prevalencia va tanto de media que también aumenta la fecha en la que el grupo de 70-80 años comienza a disminuir.

Lugo es la provincia donde se registra la mayor diferencia entre los índices de obesidad adulta e infantil. Así, entre los adultos el porcentaje es mayor en España (27,3%), y entre los niños este índice desciende hasta más de 22 puntos porcentuales localizándose en las provincias con mejores datos en términos de población infantil con un 4,7%. Por su parte, Teruel, Granada y Tarragona son otras provincias que parecen tener la consecuencia de que la obesidad existente en la población adulta no se traducirá en los más pequeños con diferencias entre ambos índices de más de 20 puntos porcentuales.

La investigación ha reconocido los resultados de la encuesta ENE-COVID, impulsada por los Ministerios de Sanidad y Ciencia, que estudió la seroprevalencia de la infección por Covid-19 en 2020 en España. El motivo de esta encuesta es la producción de dos datos: uno sobre la situación de la población infantil y adolescente y otro sobre la población adulta, en la que participan 57.131 adultos y 10.543 niños.