Javier Milei, el candidato ultraliberal que muestra cautela con la juventud argentina

Javier Milei, el candidato ultraliberal que muestra cautela con la juventud argentina

Actualizado

Las redes sociales ofrecen un papel fundamental para que el economista haya captado el voto juvenil.

El candidato de la libertad Avanza en el círculo de su bando
Javier Milei en el círculo de campaña en Córdoba.AFP
  • Segunda vista Bullrich abraza a Milei, quien alerta de fraude, será masa busca captar los últimos votos en Argentina
  • Argentina Milei entra a la recta final con opciones de ganar peso en la maquinaria del peronismo y el poder de Massa en el debate

Este es el domingo del pueblo argentino para elegir al presidente que gobierna en los próximos cuatro meses de agosto. Tras unas primarias, el candidato peronista Sergio Massa obtuvo el primer lugar con el 36,6% de los votos y los ultraliberales. Javier Milei En cuanto al segundo punto con un 29,9%, el segundo entra en contacto con los polos con ideas y propuestas plenamente explotadas. El tercer lugar en la primera votación lo obtuvo Patricia Bullrich con el 23,8%, y parte de lo que se define es que ese dominio depende de lo que tenga la gente que eligió a Bullrich el 22 de octubre.

Milei inició su carrera política en 2021 postulándose como candidato a un cargo en la Cámara de Diputados por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a través del partido La Libertad Avanza. En los comicios el len (como llaman a Milei) resultado electoral como diputado nacional. En sólo dos años logr cautivar tiene millones de argentinos con nuestras ideas liberales y transformarnos en un candidato serio para ganar las elecciones presidenciales. La pregunta es: ¿Quines votan a Milei?

Un gran nicho de personas que eligen a los ultraliberales en las urnas hijo de jvenesalgunos de nuestros famosos millennials. Esta generación tiene una visión en primera persona, ya que económica y socialmente no sucederá con el pasar de los años. Y para estos culpables, es el gobierno del punto de inflexión: el kirchnerismo, movimiento que gobierna el 16 de los últimos 20 años de la historia argentina.

Muchos de los que votaron hoy por Milei, votaron con Ilusin en 2015 por el expresidente Mauricio Macri. Y en este momento ocurre un cambio muy fuerte en el pueblo argentinoTal vez, el kirchnerismo se declaró después del 12 de agosto -cuatro de Néstor Kirchner y el de Cristina Fernández-. Sin embargo, la mala gestión de Macri ha provocado que los argentinos se planteen elegir al kirchnerismo en 2019 según la fórmula de Alberto Fernández como presidente y Cristina Fernández como vicepresidenta.

La pandemia golpeó a Fernández cuando llegó a pocos meses del cargo. El islamiento obligatorio impuesto por el mandatario quedará registrado como los grandes ms de la historia (Esto es lo que la señora dura en todos), pero no es por eso que la señora se lo reclama al actual presidente de Argentina: El festejo de cumpleaños de su esposa en plena cuarentena y la posterior filtración de imágenes de la celebración en el quinta de Olivos – la principal residencia oficial del presidente de la nación argentina – provocativa un cimbronazo en la agenda pública. Mientras hoy se rodea a una persona, a los argentinos que caen a causa del covid, y a los encerrados y médicos trabajando día y noche en los hospitales, el principal mandato es celebrar las celebraciones de la primera dama con una década de gente . Llegué internamente con CFK (Cristina Fernández de Kirchner), y el apoyo perdió con la carrera del tiempo de sus alias Sra. Cercanos, hizo que Fernández ni siquiera se presenta en las elecciones que sucederán a este domingo.

Milei, el economista que muestra cautela hacia el joven Miles ante las ideas del liberalismo y su plan de dolarización; un esos pipas -como dicen todos los jóvenes- que anhelan quedarse en su pas pero al ver la situación económica actual, la idea de caminar en Ezeiza -el Aeropuerto con vuelos Internacionales de Argentina- está más latente que nunca para buscar un mejor futuro en destinos como Estados Unidos, Australia o incluso España.

Según datos de la Dirección Nacional Electoral Argentina, hay 1.168.033 adolescentes de 16 y 17 años habilitados para votar en la segunda vista de este país. La cifra equivale al 3,3% del padrón. En este sentimiento hay casi un 47% menos que en las elecciones nacionales de 2019.

Cristina Villarruel, candidata a la vicepresidencia de La Libertad Avanza, declaró el pasado martes en un medio argentino: “Los jóvenes nos paran en la calle y nuestros dicen ‘no me quiero ir del pas, hagan algo’. Lo propio hizo el ex presidente Macri el miércoles, que ya hizo público su apoyo hacia Milei: «Sigamos a los jóvenes, Él es quien dice quiero un cambio. Demosle la derecha a los jvenes».

Gran parte de la juventud argentina confía en la ilusión de que no se puede revertir la inflación, del mismo candidato peronista Sergio Massa, actual ministro de Economía, responsable de este año (142%).

Las redes sociales se han combinado un documento fundamental en la campaña para que el “liberal libertario” adopte tanta fama, estrategia similar a la utilizada por Jair Bolsonaro y Donald Trump. Precisamente, el país fue tras el debate presidencial, las aventuras más importantes de Argentina como Clarín o La Nación se convirtieron en los organizadores del debate en Massa, mientras las redes sociales se encontraban en un trío redondo de Milei.

Nadie es quien votó por Milei, pero hay una sociedad frustrada y enfadada que se define como «antikirchnerista» y que anhela que la próxima presidenta sea Milei, señora, que no hay mar masa. Muchos de los que votaron por Patricia Bullrich optaron por votar por un economista porque no se imaginan a cuatro con un gobierno peronista. Sin embargo, no todos los votantes de Bullrich se identifican con las ideas de Milei: algunos lo hacen por su forma, pero sobre todo por su idea de dolarizar; Otros votan en blanco sin sentirse identificados con uno u otro, y algunos pueden estar con Massa. Y ah es la clave, ese harn la más de 6 millones de argentinos que voté por Patricia Bullrich el 22 de octubre. Sin embargo, hay unas elecciones muy ajustadas que se definen por algunas diferencias.