Estados Unidos busca retrasar la invasión terrestre de Gaza para instalar defensas aéreas

El gobierno de Biden ha pedido a Israel que retrase unos días la invasión terrestre de la Franja de Gaza para dar a Estados Unidos más tiempo para poner en marcha baterías de defensa antiaérea, aviones de combate y otros recursos militares para proteger a las tropas estadounidenses, según informaron funcionarios estadounidenses.

Las autoridades estadounidenses han estado presionando a Israel para que retrase la operación por múltiples razones.

Entre ellas, dar más tiempo para negociar la liberación de los rehenes retenidos en Gaza, permitir la entrada de más ayuda en la región y dar tiempo al ejército israelí para perfeccionar sus objetivos militares y alejarse potencialmente de una lucha urbana encarnizada que provocaría un gran número de bajas.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se ha abstenido de llevar a cabo una invasión terrestre en las casi tres semanas transcurridas desde que Hamás atacó Israel el 7 de octubre.

Soldados israelíes participan en un ejercicio de artillería en el sur de Israel el 23 de octubre de 2023. No está claro cuándo Israel organizará una invasión terrestre. (Sergey Ponomarev/The New York Times)

Según el gobierno israelí, murieron más de 1400 civiles y soldados, y 200 rehenes fueron llevados a Gaza.

La oficina del primer ministro declinó hacer comentarios.

Dilación

El miércoles, Netanyahu dijo que el ejército israelí seguía preparándose para una operación terrestre en la Franja de Gaza.

«No voy a detallar cuándo, cómo, cuánto», dijo.

«Tampoco detallaré todas las consideraciones que estamos teniendo en cuenta, la mayoría de ellas totalmente desconocidas para el público».

Los funcionarios de la administración Biden dicen que siguen apoyando la invasión terrestre de Israel y el objetivo de Israel de erradicar a Hamás.

Los funcionarios estadounidenses dicen que tardarán unos días más en colocar muchas de esas nuevas baterías antimisiles.

Otro funcionario estadounidense dijo que Estados Unidos ya tenía algunos activos de defensa aérea en la región que han estado protegiendo a las tropas de los ataques en Siria.

El Financial Times informó anteriormente sobre la petición de retrasar la invasión terrestre para dar tiempo a colocar los activos de defensa aérea.

El gobierno de Biden ha enviado dos portaaviones y tropas adicionales al Mediterráneo oriental, cerca de Israel, para disuadir a Irán y a sus aliados en la región de participar en una guerra regional.

El pasado jueves, un buque de guerra de la Marina estadounidense en el norte del Mar Rojo derribó al menos tres misiles de crucero y varios aviones no tripulados lanzados desde Yemen que, según el Pentágono, podrían haberse dirigido hacia Israel.

«Creo que existe la preocupación de que nuestras bases en Siria e Irak, especialmente Siria, puedan ser atacadas por una oleada de aviones no tripulados y eso pueda desbordar las defensas que hay actualmente allí», dijo Mick Mulroy, ex funcionario de Defensa y oficial retirado de la CIA.

Funcionarios estadounidenses han planteado repetidamente a los israelíes su preocupación por la posibilidad de que Irán o Hezbolá, el grupo político y miliciano libanés respaldado por Teherán, abran un segundo frente después de que Israel destine gran parte de su ejército a eliminar a Hamás en Gaza.

¿Cambio?

Por ahora, Estados Unidos ha considerado que Irán y Hezbolá, cuyos dirigentes no sabían que Hamás planeaba un ataque a tan gran escala, quieren mantenerse al margen.

Pero una gran invasión terrestre de Gaza, en particular una que mate a un gran número de palestinos, podría cambiar los cálculos de Irán o Hezbolá.

Según varios funcionarios estadounidenses, han instado al Gabinete de Guerra de Netanyahu a que dé más tiempo a Washington para colocar baterías antimisiles que protejan tanto a Israel como a las tropas estadounidenses en la región.

Aunque las baterías de defensa antiaérea no sean cruciales para los cálculos del gobierno israelí, un alto funcionario estadounidense afirmó que los israelíes necesitaban más tiempo para entrenar a sus tropas antes de adentrarse en la guerra urbana y en los túneles subterráneos bajo Gaza.

La principal preocupación de Washington es proteger a las tropas estadounidenses.

Pero Estados Unidos también cree que Israel puede no tener la capacidad de responder a una guerra en dos frentes.

Los sistemas antimisiles ensamblados, y las armas transportadas a bordo del grupo de portaaviones en el Mediterráneo oriental, podrían resultar un elemento disuasorio crítico contra Irán.

«Estados Unidos no busca un conflicto con Irán», declaró el martes en las Naciones Unidas el Secretario de Estado Antony Blinken.

«No queremos que esta guerra se extienda. Pero si Irán o sus apoderados atacan al personal estadounidense en cualquier lugar, no se equivoquen: Defenderemos a nuestro pueblo, defenderemos nuestra seguridad – rápida y decisivamente».

Israel ha respondido al ataque de Hamás con una implacable campaña de artillería y bombardeos que ha matado a 5.700 palestinos, según el Ministerio de Sanidad de Gaza, dirigido por Hamás.

c.2023 The New York Times Company